fbpx
Artículos

Toledo, año 1266: alma de poeta y militar

By 19/06/2020 No Comments

En la fantástica obra del historiador e investigador Louis Cardaillac Toledo, Siglos XII y XIII. Musulmanes, cristianos y judíos: la sabiduría y la tolerancia, la Toledo del año 1266 aparece reflejada como una urbe en la que conviven 30.000 personas de diferente condición: cristianos, mozárabes, mudéjares, judíos y cautivos se entremezclan a diario. Pero por encima de ello, se nos advierte de que la urbe comparte dos tipos de alma: la de militar y la de poeta.  

Como he explicado en artículos anteriores, Toledo fue una ciudad fronteriza que se vio inmersa en conflictos bélicos durante siglos. No es de extrañar, por tanto, que la urbe contara con una fuerte presencia militar entre sus habitantes. Pero, a diferencia de otras muchas ciudades militarizadas, en Toledo se congregaban un número considerable de estudiosos. Muchos de ellos llegaban desde Francia, Inglaterra, Alemania llamados por el brillo de la Escuela de Traductores y, fascinados por la atmósfera cultural, se instalaban definitivamente en la ciudad. 

Pero habría que echar la vista atrás para entender que Toledo no fue sino el punto final d Estudios Andalucese una tradición orientalista de la cultura. Ciudades como la Bagdad de los abasidas, donde la pluma valía tanto como la espada, preñó de talento a la reluciente Córdoba de los omeyas muchos siglos atrás. Cuando surgió la descomposición del Califato de Córdoba y se crearon los reinos de taifas, algunos de los sabios musulmanes se desplazaron a la Toledo musulmana. La filosofía, la literatura, la poesía, la astronomía, las matemáticas, las ciencias en general germinaron de tal modo en Toledo que contribuyeron a construir una sociedad culta y formada. De esta tradición se irían contagiando a posteriori los reyes cristianos, entre ellos Alfonso X, que promovió las artes y las ciencias entre sus súbditos, creando una rica miscelánea.

En la novela, el arzobispo Sancho de Aragón le pregunta lo siguiente a Ashir, el prestamista: 

¿Por qué elegisteis la iglesia de San Román para casar a vuestra hija? Es casi como un templo musulmán.  

El prestamista le responde: 

—¿Y no es Toledo un reflejo de la antigua Bagdad, de la antigua Damasco? 

Así pues, tenemos el Toledo en guerra, como concepto de destrucción de las sociedades y el ser humano y, por otro lado, la cultura como la regeneradora de las heridas y el entendimiento entre comunidades. Esta atípica mezcla fue un caldo de cultivo propicio para crear una especie de orgullo toledano que dio lugar a hechos insólitos. La siguiente anécdota lo ilustra de modo claro. En el año 1212, cruzados ultrapirenaicos llegaron a Toledo para ayudar a sus hermanos cristianos a hacer la batalla en las Navas de Tolosa. Cuando vieron a los judíos por la ciudad trataron de atacarlos, pero los vecinos toledanos salieron en su defensa impidiéndoselo. No solo sefardíes sino también, mudéjares y cristianos.  

 Si quieres adentrarte aún más en la sociedad toledana del siglo XII, te invito a conocer La judería de Toledo: una ciudad dentro de una ciudad.

Leave a Reply

El Toledo del siglo XIII era un mundo de secretos al alcance de muy pocos.Acompáñanos para conocerlo

Déjate guiar a través del laberinto.